Instituto Mexicano de Medicina Integral del Sueño

Dr. Reyes Haro Valencia

Durmiendo con el enemigo, ¿cómo saber si el ronquido requiere atención?

El ronquido es un asunto recurrente en las clínicas de sueño. En México es el trastorno de sueño más atendido, debido principalmente a que está relacionado con sobrepeso y obesidad y en esto ocupamos los primeros lugares en el mundo. De acuerdo a estudios epidemiológicos en nuestro país, alrededor del 60 % de hombres y 50% de mujeres roncan habitualmente.

Hoy sabemos que dormir con un ser querido que ronca o tiene otros problemas respiratorios mientras duerme, provoca una experiencia frustrante, que paradójicamente, no deja dormir a quien lo percibe. También se sabe que el ronquido no es normal ya que es la causa mas frecuente de somnolencia diurna, está presente en más de 20 millones de mexicanos, produce aumento de peso y a su vez el sobrepeso hace más intenso el ronquido; roncar fuerte produce pausas respiratorias llamadas apneas de sueño que a su vez provocan disminución de las etapas de sueño importantes para la restauración física y mental. Entonces roncar significa mal dormir y está relacionado con el surgimiento de hipertensión arterial sistémica, enfermedad cardiaca y cerebro vascular, además de ocasionar somnolencia diurna, misma que es considerada la 2ª causa de accidentes automovilísticos, estos a su vez son la 4ª causa de mortalidad en México.

Pero ¿Cómo saber que el ronquido es un problema que requiere atención?: a continuación, presentamos 10 puntos prácticos que advierten la necesidad de atención para tu pareja o familiar.

1.- Negación

La mayoría de las personas que roncan no se dan cuenta que lo hacen, así que es muy fácil para ellos negar que es un problema. Están dormidos y eso les impide darse cuenta del asunto, pero para quien está a lado, se vuelve un martirio, ya que además del ruido que acompaña al ronquido, con frecuencia la persona roncadora deja de respirar y esto le ocasiona algunas conductas extrañas para recuperar la respiración, situación que a su vez provoca mal dormir en la pareja.

2. Hace ruidos extraños

Hay personas que además de roncar, gimen, gruñen, se quejan, rechinan los dientes, hablan o incluso gritan dormidas. Estos sonidos son resultado del sufrimiento y la ansiedad que provoca la dificultad para respirar o en su caso la interrupción de la respiración conocida como apnea. Si se percibe algo de esto, significa que el ronquido ha avanzado y está generando estas pausas respiratorias.

3. Dejar de respirar

Si se ha notado que alguien de la familia ronca fuerte y deja de respirar al dormir, esto te provoca una preocupación cada vez más intensa: es difícil presenciar que un ser amado, empieza a tener pausas respiratorias o despertares súbitos con sensación de ahogo en algún momento de la noche. Esto indica que se ha desarrollado el síndrome de apnea (dejar de respirar) obstructiva del sueño (SAOS), que es un trastorno del dormir con consecuencias serias para la salud.

4. Movimientos bruscos

Cuando el organismo deja de respirar por cualquier motivo, bajan los niveles de oxígeno, y junto con otros cambios fisiológicos ocasiona que la gente roncadora comience a moverse al dormir para volver a respirar. Puede mover uno o ambos brazos, las piernas o todo el cuerpo. Mientras más partes del cuerpo mueva, más continuos e intensos sean los movimientos, existe mayor probabilidad de que el ronquido haya evolucionado a SAOS.

5. Despertares con palpitaciones

Estos despertares representan otra señal de alerta. Durante una pausa respiratoria, el corazón late lento para suministrar el poco oxígeno circulante, pero cuando esta pausa en la respiración se repite varias veces o se extiende en duración, el cuerpo reacciona con movimientos y despertares que provocan aumento en la frecuencia cardiaca. Cuando esto se repite en diferentes noches, quien lo padece se preocupa, pero puede no comunicarlo, por lo que es importante preguntar a quien ronca intenso, acerca de esta situación.

6. Sudor nocturno

En condiciones normales, al dormir el cuerpo se relaja paulatinamente durante 4 etapas distintas de sueño, sin embargo, en personas con ronquido intenso se producen las pausas respiratorias, entonces la relajación se ve constantemente interrumpida al moverse para recuperar la respiración, lo que provoca tensión muscular, aumento en la temperatura corporal y sudor. Si esto ocurre o la persona roncadora lo ha comentado, es otra señal que advierte la presencia de SAOS.

7. Micción nocturna

Otra condición frecuentemente asociada al SAOS es levantarse a orinar varias veces en la noche. En durmientes sanos se presenta una disminución del volumen de orina durante la noche, pero en personas roncadoras esta función se interrumpe y provoca despertares frecuentes para ir al baño, a esto se le llama nicturia y es otro indicador de que el ronquido ya está provocando apneas.

8. Sequedad bucal

Otro factor recurrente en la lista de síntomas asociados al SAOS es despertar con boca seca. Si esto ocurre, quiere decir que la persona que ronca está respirando por la boca. La razón es que resulta mas fácil romper una apnea o recuperar la respiración con una inhalación fuerte por la boca, esto normalmente se acompaña de un ronquido más intenso seguido de otros menos ruidosos y después se percibe un silencio, el cual indica que ya hay otra apnea, misma que volverá a provocar otra respiración por la boca. El despertar frecuente de las personas roncadoras les motiva a tomar agua varias veces y con ello aumenta la nicturia.

9. Mal aliento al despertar

La halitosis es otro elemento que sugiere la presencia de SAOS en quienes roncan. El espacio por donde debe pasar el aire se reduce al dormir como resultado de la relajación que tenemos durante las distintas etapas de sueño y de tener crecidos los tejidos que conforman la garganta. Por otro lado, la boca produce saliva incesantemente. La reducción del espacio aéreo en garganta impide que la saliva fluya al aparato digestivo, mientras que la vibración constante de estos tejidos provoca un vaivén salival, esto hace que se vuelva espesa y provoque flemas o ese mal sabor de boca. Las personas que al despertar corren a cepillarse los dientes, incluso a mitad de la noche, es una situación que se suma a los indicadores de apneas frecuentes al dormir.

10. Soñar poco o nada

Los sueños son la expresión de la etapa de sueño mas profunda, en una noche habitual de 8 horas de sueño, logramos soñar hasta 5 veces. Un sueño ocurre en promedio cada hora y media que dormimos. Preguntar a quien ronca al despertar si ha soñado, ayuda a comprender el avance del ronquido hacia el SAOS. La dificultad para recordar los sueños está vinculada a este trastorno. La razón es que al soñar nos encontramos completamente relajados y la relajación total es lo que ocasiona que los tejidos crecidos de la garganta de quienes roncan vibren (ronquido) u obstruyan el paso del aire. Quienes roncan intenso y tienen frecuentes apneas, van perdiendo la capacidad de soñar ya que es la etapa mas profunda y esto favorece las apneas. Como se mencionó, el cuerpo reactiva la respiración con movimientos frecuentes, con lo cual se interrumpe la continuidad de los sueños y se tiene dificultad para recordarlos.

Esta lista de síntomas nocturnos te puede indicar la necesidad de actuar ante el ronquido. Si están presentes 3 de estas condiciones asociadas al ronquido, sin dudase ha desarrollado el SAOS y de no atenderse esto avanza hasta convertirse en una situación de riesgo. Si hay más de 3 síntomas la severidad del trastorno respiratorio ya pone en riesgo serio la salud. Puede provocar aumento en los niveles de colesterol, triglicéridos y de glucosa, así como aumento de peso, de la presión arterial y con ello riesgo de infarto, embolias o de accidentes de tránsito.

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.